Los efectos de la naturaleza en nuestro cuerpo

Cada vez que viajamos en avión, sobre todo tras largas horas de vuelo, nuestro cuerpo se ve afectado por un fenómeno poco conocido. En cuanto el viaje termina , no nos hipotalamo_hipofisisencontramos tan en forma como sería de esperar debido a múltiples factores que afectan a nuestro cuerpo y nuestra mente: niños que lloran, estrechez, cambio horario, vecino hablador…

Dejando a un lado obviedades, la baja condición se debe también a que nuestro hipotálamo, por la presurización del avión, deja de recibir la influencia de la onda transversal magnética o Resonancia Schumann. Por la ausencia de esta misma, empezaban a enfermar los primeros astronautas al tercer día de misión en el espacio.

El hipotálamo es una glándula que tiene un rol muy importante en varios aspectos de nuestra vida: regula la sensación de hambre y saciedad, la temperatura corporal, el ciclo del sueño-vigilia, el sentido de equilibrio y está relacionada con nuestras emociones.

SchumannResonance1La pregunta de la que ahora todos queremos saber la respuesta es: ¿Qué es la Resonancia Schumann (RS)?

La RS es un campo electromagnético poderoso que se crea entre la corteza terrestre y la parte inferior de la ionosfera y se genera a través de las tormentas que hay en todo el planeta. Este campo posee una resonancia de 7,83 pulsaciones por segundo y se puede considerar como el marcapasos responsable del equilibrio de la biosfera. Está reconocido que nuestro hipotálamo y el de todos los mamíferos terrestres y marinos del planeta vibra a esta frecuencia.

La armonía de nuestro organismo depende de la frecuencia de la resonancia Schumann, si esta varía, percibimos los efectos. En los últimos años, de 7,83 Hz en ocasiones ha subido a 14,1Hz provocando somnolencia y cansancio. A veces sube a 20,3 Hz estimulando la glándula pineal.

Cada ser vivo e inerte emite una vibración que crea un sonido. La misma tierra vibra, así como nuestro cuerpo, nuestros pensamientos, sentimientos, emociones. Todo vibra creando diferentes sinfonías y cada día interactuamos con todos esos sonidos.

Eva Julián que se ha dedicado al estudio de cómo los diferentes sonidos y vibraciones interactúan con nosotros, nos explica qué pasa cuando nos acercamos a la naturaleza, a qué se debe esta sensación de bienestar que experimentamos cuando estamos en el bosque, por ejemplo. Seguro que en parte es por respirar aire limpio y fresco, pero lo que Eva ha descubierto es que hay una interacción directa y muy positiva entre nosotros y las vibraciones de árboles, flores, pájaros… El bosque detecta nuestra presencia, nos percibe como un campo vibratorio que necesita un re-equilibrio y en consecuencia emitirá una frecuencia, que por resonancia, activará aquellas partes más debilitadas.

Paisaje-natural-junto-al-rio-en-primavera-pareja-de-enamoradosEsto pasa por la ley física de resonancia, fenómeno que se produce cuando estando presentes dos cuerpos que vibran con la misma frecuencia, uno de ellos vibra al recibir la frecuencia del otro. Si un cuerpo baja o pierde su vibración nativa, la proximidad de otro cuerpo vibrante que emita la misma frecuencia, lo activará y lo devolverá sin tocarlo a su frecuencia natural. Es como cuando tocas la tecla del do en el piano y todas las cuerdas de do vibran al mismo tiempo.

Nuestro oído sólo detecta frecuencias de 20 a 20000 Htz, una pequeña porción del vasto campo sonoro. El órgano que es capaz de captar una mayor cantidad de las frecuencias que nos rodean es nuestra piel.

Eva Julián ha grabado los diferentes sonidos en diferentes zonas del mundo y nos enseña cómo cada momento y cada lugar tiene su propia frecuencia.

El sonido de un amanecer vibra entre 5000 y 15000 Hz, es una frecuencia que alimenta afotos-amanecer-en-la-playa1 las neuronas cerebrales. Por la tarde, las frecuencias cambian, no suben tanto y se mantiene en los 10000 Hz, no es un sonido que aporta tanta vitalidad física pero despeja la mente, la prepara para que se pueda concentrar.

Y por la noche, el mismo bosque nos aporta frecuencias que nos revitalizan, que mejoran la calidad del sueño y de los sueños, reducen la cantidad de pensamientos y aportan sensación de relajación.

El canto de un pájaro emitiendo a 8.000Hz puede mejorar nuestra concentración y estimular nuestro aprendizaje. El sonido residual producido por un oleaje con mar de fondo puede reducir un brote de ira en un plazo de 12 minutos. El suave sonido de las olas entre las rocas puede movilizar emociones bloqueadas en el plexo solar y hacernos sentir el más amoroso de los abrazos en nuestros momentos de soledad y derrota. El canto de un grillo puede desbloquear el miedo y reconducirlo a un estado de confianza con el proceso de la vida haciéndote sentir amor por ti y por el todo.

El campo vibratorio necesita un mínimo de 10 minutos para interactuar con nosotros y no requiere de nuestra atención ni hace falta que lo escuchemos con el oído o que tomemos conciencia. Sencillamente nos va afectando.

Una forma de acercarse a la naturaleza es traer su campo sonoro a la casa mediante grabaciones, pudiendo así disfrutar de esta herramienta que la misma naturaleza está emitiendo para todo el ecosistema.

Hay que prestar atención en que la grabación no presente alteraciones, que esté hecha en lugares no contaminados y captada en estado de resonancia y respeto con el entorno.

Mujeres guardianas de la tierra okEl amor, la vibración del campo magnético terrestre es la base tonal de nuestro mundo y el estado vibratorio de la naturaleza tiene como objetivo armonizar la vida a un único estado de conciencia: EL AMOR!

Eva Julián lleva quince años de investigación en Bioacústica sobre la incidencia del sonido de la naturaleza en el equilibrio de nuestros estados emocionales y el incremento de los índices de vitalidad.

+Info: http://www.soundandlife.com
Por Davide Roncato _ MAKA Magazine, editada por MAKA GREEN.
Anuncios

2 pensamientos en “Los efectos de la naturaleza en nuestro cuerpo

  1. Un nuevo tratamiento para el Hipotálamo, ademas, de los que aprendimos en kinesiologia y que hemos aplicado en algún momento ¿verdad?.

    Gracias

    • En realidad este “tratamiento” es tan antiguo como la Tierra, que siempre nos acoge, nos armoniza y nos re-equilibra con su vibración, con su Amor. Eva Julián recoge estos sonidos y te aseguro que son muy efectivos.
      Muchas gracias por tus comentarios Chelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s