Honrando a los que sufren y no encuentran la puerta….

Honrando a los que sufren y no encuentran la puerta….-01Es difícil pensar en la muerte, todavía más hablar de ella… Saber que alguien cercano -o quien lo haya sido- se quite repentinamente la vida, remueve hasta los cimientos de mi ser.

Los grandes maestros coinciden en que la vida es solo un ensayo para la muerte, y a pesar de que racionalmente sabemos que cualquier día podemos morir, parece ser que la muerte regresa incesante y sorpresivamente  a cada esquina de nuestro transcurrir en la vida para recordarnos su misterio.

Hace unos días murió un conocido mío de hace muchos años en circunstancias muy dolorosas:  Se colgó en la casa de su mamá. Era un hombre sumamente carismático, muy exitoso profesionalmente y muy querido por sus amigos. Era joven; tenía alrededor de 50 años – ¡siempre se es joven cuando la edad se asemeja a la de uno! – Lo conocí cuando él era niño y después de adolescente en casa de su padre, amigo mío. No era un ser cercano a mí en estos últimos años, pero aun así, su muerte muy terrible no deja de manifestar una profunda huella en mi alma.

No puedo comprender que alguien haya llegado a tal punto del dolor existencial como para querer desaparecer del mapa voluntariamente, aunque no niego que también he tenido esas experiencias dolorosas, pero cuando ocurre, ya no lo quiero creer. ¿Será que no tuve el valor? No creo. Más bien estoy seguro que no me permití desconectarme de mi alma.

Honrando a los que sufren y no encuentran la puerta….-00PPero regresemos a la historia: La última vez que vi a esta persona fue por el año 2001 en un evento social en el cual su papá, un escritor famoso, recibía un premio. Él, como siempre, muy afable, muy amable, simpático y sonriente. ¿Cómo pudo haber llegado a tal desesperación y a convertirse en un ser cuya única salida era quitarse la vida y de esa manera? Siempre he respetado y honro los caminos escogidos por los seres que me rodean. Pero estoy absolutamente cierto de que hubo un gran dolor para llegar a tomar esa decisión fatal. Y sé muy bien que ese dolor pudo haber sido mío. Y el suicidio de este amigo me vino a recordar eso. Y me lleva una vez más a agradecer y bendecir mi vida en todos sus sentidos, alegrías como sufrimientos, lo dulce, lo agrío o lo amargo. Eso es.

Honrando a los que sufren y no encuentran la puerta….-09Sé que la vida es frágil y en cualquier momento se acaba. Cada día agradezco estar vivo y poder disfrutar los momentos que el destino me permite explorar. Pero la tristeza de ver a este amigo en su soledad, hoy día, me llegó como una ola que quiere arrastrar mis pies hacia el mar… Me siento impotente. Yo hubiera querido poder decirle que lo podía escuchar; que siempre hay más que una solución, hay un fluir del alma, un destino más allá; que sentir el amor de Dios es muy rico y que las tristezas se pueden transmutar y transcender en grandes aprendizajes y enaltecimiento del ser al cabo de los años; que existen herramientas poderosas, como el yoga y la meditación que nos permiten enfrentar la vida y conectarnos con el sentimiento de éxtasis que proviene del alma…¡y del ser!

Hubiera querido poder decirle -como lo dice tan bien el Maestro Thich Nhat Hanh– “¡Estoy aquí para ti!”

Otra amiga íntima de este amigo me contó que estaba muy enojada. ¡La vida vale tanto! Mientras que él se colgaba, ella está luchando por su vida con una enfermedad grave. ¿Por qué tiene que ser así? ¿Qué clase de broma cruel es ésta, en dónde parece ser que nos sorprende la vida en cada momento? ¿Cuál es la maldita lección?

No sé qué decirle a mi amiga; cada quien lucha sus propias batallas, y hasta ahora no he conocido a nadie cuya vida no le hubiera querido enseñar algo, siempre y cuando lo queremos y podemos ver. En este mundo cada quien tiene sus retos; y si pudiéramos resumir los retos de todos en uno solo, podríamos decir que el reto más grande de la humanidad es morir con un espíritu libre de culpas, dolores y rencores. Con un espíritu que se sabe solitario y libre. Que la vida se pinta solamente de encuentros plenos por aquí, por acá, un momento sí, un momento no… que nuestra única compañera fiel es nuestra alma…. ¿Cuántas conversaciones, cuantas conexiones, cuantas epifanías no hemos tenido? Una ironía terrible; aprender a vivir, para poder morir.

Honrando a los que sufren y no encuentran la puerta….-06Los hubieras no existen. El destino y Dios quisieron que su vida terminara así, pero ¿cuántas personas no habrá como él, incapaces de mostrar su dolor y su tristeza, incapaces de pedir ayuda, incapaces de sentir otra cosa más que soledad irremediable, pérdida del alma?….

Me acuerdo de mí mismo hace años cuando perdí a mi primera hija en el momento de su nacimiento. Me sentía destruido, deprimido, impotente. El tiempo se congeló y sentía que nada tenía sentido. ¿Por qué ? No lo sé, pero se que aprendí y me abrí a mi mismo. Gracias a Dios. Me volví mi mejor compañero.

No logro, ni lograré en esta vida captar por completo el significado de todo lo que ocurre; pero ya entiendo que el caminar en esta vida siempre requiere que vivamos experiencias para las cuales no podemos encontrar culpables, y en las cuales acabamos sintiendo una profunda soledad y tristeza. Experiencias sin soluciones, sin sentido aparente… Aprendamos a escuchar y aprendamos a ser pacientes.

Dejemos nuestro duelo correr por nuestras venas, la tinta recorrer la página blanca, y las lágrimas brotar de nuestro ser… al final , me siento muy confiado con un gran calor que libera el corazón. El espíritu es un vasto espacio en dónde habitan dolores y penas, pero donde también nos podemos transformar y elevarnos a la luz de nuevos soles…

Jai Hari Singh
Corregido y Editado por Sarbpal Kaur

Fuente: spiritvoyage
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s