Personas Altamente Sensibles y avergonzarse de ello

Personas Altamente Sensibles y avergonzarse de ello _Viaje Hacia Sí MismoComo muchos de vosotros sabréis, el mes pasado colgué un post comunicando que se estaban buscando PAS para colaborar en un programa para la RTV. El post obtuvo bastante reacciones, pero casi todas eran tipo “enhorabuena” y “dime cuándo se emite porque quiero verlo”. Relativamente pocas personas -en todo caso bastantes menos de lo que había esperado- decían estar dispuestas a colaborar, o sea, a aparecer en público como personas altamente sensibles. Esto por un lado.

Cuando, hace unos días salió el trailer de un documental sobre la alta sensibilidad, un proyecto americano de crowdfunding para dar a conocer a gran escala el importante trabajo de Elaine Aron, y vi las muchas reacciones de la gente, en seguida me di cuenta de que el tema de ser altamente sensible y hacerse visible como tal acarrea dificultades a la mayoría de los PAS.

Comentándolo con Elaine Aron, llegamos al tema de la humillación y de la vergüenza. Personalmente, añadiría el tema del miedo. Es cierto, los PAS somos diferentes y, dependiendo de la manera en que nos educaron y de las experiencias vividas en nuestra infancia, la emoción llamada “vergüenza” puede tener mucho poder sobre la manera en que, como mayores, nos vamos moviendo por el mundo.

El mensaje principal que promueve la vergüenza es: “no valgo” o “soy malo”. Quieres esconderte, desaparecer y a lo mejor llegas a creer que no mereces a nadie cerca o que ni siquiera mereces existir… tan terriblemente grande puede ser el poder de esta emoción. Está claro, se trata de una emoción negra, negra y súper tóxica. Y es especialmente tóxica porque generalmente es “mentira”.

La vergüenza es una “emoción social”, igual que la timidez, la culpa o el orgullo. Se llama “social” porque solamente puede producirse en relación con otras personas. El riesgo de sentirte avergonzado dentro de un grupo hace que procures que tu comportamiento no genere críticas; hasta aquí puede ser incluso positivo. Pero si haces algo mal, o tu entorno te acusa de haber hecho algo mal, recibes críticas y llegas a creerlas; especialmente siendo niño.

En uno de sus artículos, Elaine Aron dice:

“…Estoy convencida de que los PAS tienen una mayor tendencia a sentirse avergonzados que la mayoría de la gente. En parte es así porque vivimos nuestras emociones más intensamente, y también porque, teniendo este rasgo, heredamos estrategias de cautela y aseguramiento de que, antes de actuar, el riesgo es mínimo. En el caso de la vergüenza, estas emociones nos llevan a evitar o esconder todo lo que nos podría generar enemigos…”

Ahora, volviendo al programa de la tele, está claro que la mayoría de los PAS tiene miedo a crearse enemigos, o, por lo menos, enemigos potenciales.

Recuerdo el mensaje de alguien que me dijo: “Me encantaría participar y hablar sobre las enormes ventajas de la alta sensibilidad, pero en este momento no tengo trabajo, y si la gente me viera tan vulnerable, seguro que en la vida encontraré un trabajo…”

Es la triste realidad y lo entiendo. Entiendo que para muchos, ser sensible todavía es percibido como una debilidad, o que, por lo menos, pesa más esta parte que la parte positiva. Y me duele, ya que por un lado es ésta la realidad que muchos viven como la sombra de la sociedad actual, pero al mismo tiempo me hace ver la tremenda necesidad que hay de que el rasgo de la alta sensibilidad sea reconocido y respetado como una característica más. Como algo normal ya que, en el fondo, lo es. Ya veis, ese enorme poder de la vergüenza…

Lejos de verse capaces de manifestarse como seres altamente sensibles y de esta manera ayudar a los miles y miles que son PAS sin saberlo, pasándolo mal sin saber que sí hay soluciones, muchos se decantan por la adaptación a los deseos y exigencias de los demás, de la sociedad. Intentamos no llamar la atención, no cometer errores y no destacar, a no ser por nuestra generosidad y afán de ayudar y de servir.

Personas Altamente Sensibles y avergonzarse de ello _Viaje Hacia Sí Mismo.wordEl miedo a convertirnos en vulnerables hace que no nos atrevamos dar la cara. Lo entiendo perfectamente. Lo entiendo, pero al mismo tiempo me dice que queda muchísimo trabajo por hacer – cada uno por su cuenta, trabajando la completa aceptación de su alta sensibilidad hasta lograr el coraje de salir del armario, y nosotros, los profesionales, para que nuestro rasgo, nuestro precioso rasgo, sea aceptado como el don que es.

Al mismo tiempo no quiero dejar de dar las gracias, las gracias desde lo más profundo de mi corazón, a aquellos que han dicho estar dispuestos a hacerse visibles. Seguro que en el curso de este mes nos veremos en Madrid.

Para terminar me gustaría invitaros -aquellos que son conscientes de que sienten vergüenza por ser sensible- a reflexionar un poco sobre este tema tan importante. La vergüenza y el miedo nos impiden ser quienes somos. Un comportamiento adaptado es un comportamiento “torcido” que tiene una influencia negativa sobre tu desarrollo, tu crecimiento personal. Es un tema agudo que merece vuestra atención – en primer lugar para vosotros mismos, pero también de cara al mundo…

Esta vez no tengo consejos, lo siento. No tengo soluciones, ojalá. Mi única esperanza es que, a través de vuestras reflexiones, descubráis algo que pueda ayudaros a resolver temas de vuestra infancia –comentarios tóxicos, castigos injustos, maltrato en general, pertenecer a una cultura diferente...- que hacen que en este momento percibáis la sensibilidad como algo vergonzoso.

Karina Zegers de Beijl

Fuente: personasaltamentesensibles.blogspot.com
Anuncios

2 pensamientos en “Personas Altamente Sensibles y avergonzarse de ello

  1. No entiendo qué tiene que ver ser SENSIBLE con VERGÜENZA,me considero ser muy sensible,todo lo presiento,me duele el dolor ajeno,me pongo en el lugar del otro,la piel se me eriza,ect.,ect.,amí no me dá,ni me ha dado jamás vergüenza éste sentir,al contrario,es un DON,si a alguien le molesta,no es mi molestia,algo le estará poniendo “el dedo en la llaga”,una cosa es sensiblería y otra es la sensibilidad,y eso no lo tiene todo el mundo.Besos,chao,quedó aclarado.

    • Muchas gracias Sonia por compartir tu sentir sobre este tema. Probablemente animarás a otras personas a sentirse más seguras y confiadas con su forma de ser, con su “don”. Besos para ti también y feliz día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s