Bio-remediación: Girasoles para contrarrestar la devastación de Fukushima

Para ayudar a contrarrestar el impacto radiactivo de la catástrofe de la planta nuclear de Fukushima, el monje budista Koyu Abe empezó a plantar semillas de girasol. Estas plantas tendrían la capacidad de absorber y retener radiaciones.

Bioremediación Girasoles para contrarrestar la devastación de Fukushima_Viaje Hacia Si MismoDespués del terremoto y maremoto que asolaron Japón el pasado 11 de marzo del 2.011, la planta nuclear Fukushima sufrió varios recalentamientos que afectaron a los sistemas de refrigeración y produjeron el peor accidente nuclear del mundo en 25 años. Pese a los esfuerzos, la magnitud del desastre provocó que la radiación se expandiera fuera de la zona de evacuación y contaminara el suelo de lo que era una rica zona agrícola.

Exámenes posteriores detectaron niveles de radiación excesiva en verduras, leche, carne, pescado, agua, te y el arroz. Este alimento básico de Japón y el mundo, dejó de ser plantado en zonas extensas y mucho del ya cosechado, fue objeto de embargos después de comprobarse que estaba contaminado con cesio.

Para intentar contrarrestar la catástrofe, el monje budista Koyu Abe, líder del templo de Goenji, que queda cerca de Fukushima, empezó a plantar semillas de girasol, amaranto, mostaza de campo y cresta de gallo debido a que, se cree, son plantas que ayudan a absorber del suelo materiales radioactivos.

Algo similar, con un énfasis en el sembrío del girasol, se empleó en 1983 tras el desastre de Chernóbil en Ucrania, para extraer el cesio de los lagos contaminados cercanos. Por eso, los monjes de Goenji plantaron en los alrededores de su templo 200 mil flores y distribuyeron semillas para que los pobladores replicaran el método donde encontraran terreno disponible.

Hoy, ocho millones de girasoles que crecen en Fukushima, provienen del templo del monje Abe.

Bioremediación Girasoles para contrarrestar la devastación de Fukushima_Viaje Hacia Si Mismo-99La bioquímica argentina, Adalgisa Scotti, quien estudia este tema en el Centro Internacional de Estudios de la Tierra cerca de Mendoza, explicó que “las raíces son las que actúan como mecanismo estabilizador. Realizan filtración, lo que significa que van a absorber y van a dejar cerca de ellas metales pesados como restos de uranio. Esto está siendo estudiado para saber cómo quedan estos elementos, pero lo que sí se sabe es que la planta es tolerante a altas cantidades de metales pesados y de uranio y también las ingresa en su metabolismo, por lo tanto, no pasan a las capas superficiales de agua y tampoco se trasladan en el terreno o el suelo”.

La científica precisó que aún no se sabe qué hacen las plantas para “desentenderse de la radiación”, pero adelantó que, en la actualidad, se está trabajando “en la asociación del uranio con un hongo que lo que hace es aumentar la superficie de raíces, por lo tanto, tendríamos un porcentaje de captación mayor con una simbiosis entre el girasol y este hongo, que con el girasol solo. En esa etapa estamos ahora, en aumentar la captación que tienen esas raíces que actuarían como una aspiradora: Absorbe, retiene y lo deja ahí”.

La función orgánica de absorción y control que desempeñan los girasoles no es exclusiva de su especie y en el ámbito de las tareas naturales tiene un nombre específico: Bio-remediación.

“La bioremediación en términos más amplios abarca a cualquier sistema biológico que se utilice para descontaminar cualquier área. Puede ser que estemos hablando del aire, de una planta, de una enzima, un alga, es decir, cualquier sistema biológico que se utilice para descontaminar el medio ambiente se llama bioremediación”, afirmó la bioquímica.

Los aztecas mexicanos consideraron al girasol una flor sagrada y la bautizaron Alcahual que significa maravilla. Luego, los conquistadores europeos justamente maravillados por ella trasportaron sus semillas al viejo mundo y la plantaron a partir del siglo XVI. De ahí en más, esta flor omnipresente no ha terminado de incentivar y provocar las más diversas búsquedas. La encontramos fulgurante en la película “Los girasoles de Rusia”, como símbolo político del Partido Verde de España y en al menos cinco cuadros de Van Gogh. Hoy, como empieza a explicarse, se le ha encomendado también la noble misión de aliviar a los suelos de los residuos radioactivos.

Publicado en: radio.uchile.cl
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s