Cuida tu vehículo

Cuida tu vehículo _ Viaje Hacia Si Mismo“He ahí un hombre que acaba de comprar un magnifico automóvil: lo mantiene poniéndole la gasolina de la mejor calidad, los mejores neumáticos, etc. Pero, cuando lo utiliza, no es ni prudente ni dueño de sí mismo: hace maniobras peligrosas, aprieta el acelerador a fondo, frena bruscamente… y el pobre automóvil, maltratado, muy pronto queda fuera de servicio.

Pues bien, así es como actúa la mayoría de los humanos con su cuerpo físico. No tienen conciencia alguna de esta maravilla que representa su organismo, en qué talleres ha sido construido, cómo ha trabajado el espíritu sobre él, y cuánto ha invertido el Creador para perfeccionar toda esta instalación.

Diréis que cuidáis vuestro cuerpo físico, que respetáis las reglas de higiene y de la nutrición… Quizás, pero ello no es suficiente.

Si queréis verdaderamente tener una buena salud, debéis ser conductores atentos, prudentes, es decir evitar los estados pasionales, los pensamientos y los sentimientos caóticos que quebrantan y desgastan vuestro organismo.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Tomado de: vivesur.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s