No es verdad que siempre haya algo que va mal

No es verdad que siempre haya algo que va mal - Emilio Carrillo - Viaje Hacia Si Mismo
Por Emilio Carrillo Benito

La mente y el ego, que es su creación, viven en constante oposición al aquí y ahora o, simplemente, lo niegan, se resisten a percibirlo como tal. Este instante y cada instante, este preciso momento y cada momento concreto, lo han convertido en su enemigo. Rara vez hay un momento a gusto de la mente. Y cuando esto ocurre, el momento pasa rápidamente y se queda en el mismo estado que antes.

Las quejas mentales son una manifestación de esta confrontación con el aquí y ahora. El ego está instalado en un estado permanente de queja mental. Nada le parece bastante. Halla defectos y motivos de protesta hasta en lo más placentero o deseado: llegaron, por ejemplo, tus ansiadas vacaciones y el viaje tan querido, pero tu mente siempre hallará algo que vaya mal, que no le guste; además, te pasarás las vacaciones pensando en cosas que dejaste al iniciarlas, o en lo que debes hacer a la vuelta, o en el siguiente viaje que te apetecería hacer… ¡Cualquier cosa menos vivir en el aquí y ahora, centrado en el momento que estás viviendo y gozándolo con plenitud!

Es así como se alimenta tu falso yo: posicionándose y reafirmándose contra lo que es, contra la vida. Impones juicios, criterios y opiniones que, curiosamente, no son tuyos –te darías perfecta cuenta si no estuvieras dormido, si fueras consciente–, sino que emanan del funcionamiento autónomo de la mente, de sus pensamientos-pestañeo; y, del mismo modo, reduces a las personas y cosas a un puñado de etiquetas y conceptos mentales, encarcelándote a ti mismo y a cuanto te rodea en una escabrosa y enmarañada red de pensamientos, en una prisión mental.

Es crucial que interiorices lo siguiente: para la mente –la tuya, la de cualquiera– siempre hay algo que va mal. No puede evitarlo: para ella todo está torcido. Y no porque realmente lo esté, sino porque es la manera de proceder y procesar de la mente cuando se le usa para vivir, ver y entender la vida. Igual que cuando introduces algo recto en un vaso de cristal con agua clara, como una paja de las que se usan para tomar zumos y refrescos: ¿cómo la verás una vez dentro del agua? Inevitablemente, torcida. Por supuesto que la paja no se ha doblado, se mantiene recta. Sin embargo, el efecto óptico hará que tus ojos la vean torcida. Si sacas la paja del vaso de agua, podrás comprobarlo. Pero en cuanto vuelvas a introducirla en él, de nuevo se producirá la ilusión óptica, la distorsión de la realidad, y la percibirás torcida. Pues bien, exactamente así funciona la mente cuando contempla la vida y su devenir, cuando las usas para vivir, ver y entender la vida: para la mente siempre hay algo que va mal, para ella todo está torcido.

Y en directa relación con lo anterior, la mente computa y valora todo como pugna de opuestos, jamás en clave de unidad. Todo lo percibe como un conflicto y permanece continuamente dividida, en la dualidad y la confrontación entre extremos. La propia naturaleza de la mente es así: solo es capaz de ver a través del choque entre opuestos y el contraste. Por ejemplo, la mente solo se percata de la salud a través de la enfermedad. Puede que estés sano, pero si utilizas la mente para ver y entender la vida, no te darás cuenta: no lo vivenciarás, no lo insertarás en tu cotidianeidad desde el gozo por esa salud y el disfrute de estar sano. Tu mente no computa la salud, no la valora… ¡salvo cuando caes enfermo! Entonces sí, en cuanto sufras una enfermedad, por leve que sea, la mente se acordará de la salud y desearás tenerla; hasta rezarás por ella a un dios inventado por esa misma mente. Pero nada, en cuanto vuelvas a sanar, olvidarás lo importante que es la salud y dejarás de valorarla en tu día a día.

Es por esto que la mente no “saca jugo” para tu evolución consciencial de las experiencias amorosas y armoniosas, porque no las computa. Tiene que aparecer la enfermedad, la desarmonía o el desamor para que sientas y percibas mentalmente la experiencia y, a partir de ahí, incida en tu proceso consciencial y valores la salud, la armonía, el amor…

La canción El Elegido, del cantautor cubano Silvio Rodríguez, lo plasma muy certeramente cuando habla de un ser de otro mundo, que iba de planeta en planeta, y al bajar a la Tierra se percata inmediatamente de que aquí “lo tremendo se aprende enseguida y lo hermoso cuesta la vida”.

La mente computa la vida y la interpreta con base en el conflicto y los opuestos. Pero así se falsifica la existencia, porque en esta no existe el “opuesto”. La existencia es unitaria: mejor expresado aún, es no-dual. Esto es lo real: la vida es una, no dos; la mente es dualista. La vida no tiene preferencias, no hace elecciones, pues en ella no hay opuestos entre los que elegir. En cambio, la esencia de la mente es elegir (preferir esto a aquello, juzgar la vida, verter opiniones a favor y en contra…) porque opera en una dualidad ficticia e imaginada. Por tanto, si continúas viviendo a través de la mente –optando, eligiendo, juzgando, opinando…– nunca contemplarás la vida tal cual es, nunca verás la realidad… y sufrirás. No obstante, en libre albedrío, estás en tu derecho de continuar usando la mente para funciones que no le corresponden. Allá tú, pero después no te quejes, ya que el sufrimiento será el resultado ineludible… Eso sí, tienes que darte cuenta de todo esto por experiencia propia, no como una teoría. Cuando lo experimentes y lo entiendas, se convertirá en verdad y te desprenderás de la mente.

No es verdad que siempre haya algo que va mal - Emilio Carrillo _ Viaje Hacia Si MismoEl ego se percibe a sí mismo contra la vida, contra la Humanidad, contra el Cosmos, contra la Creación, contra el resto de lo que existe, que, en su labor como piloto automático, mira y aprecia cual amenaza. Es una monumental locura que aún se hace mayor debido a que el ego también necesita el mundo que le rodea para colmar sus aspiraciones, sus anhelos, sus deseos de satisfacción. El ego –y los seres humanos que con él se identifican– pasa sus días en una terrible pugna contra la vida –contra el aquí y ahora, que es lo único real y la vida misma–. Y agudiza todavía más semejante disputa cuando, al unísono, necesita de ese mundo que percibe como una amenaza y en el que siempre encuentra algo que va mal.

Pero la vida no está torcida. Es mentira que en la vida algo vaya mal. En ella todo es exactamente como tiene que ser: todo encaja, todo tiene su porqué y para qué, nada sobra ni falta.

¡El problema no es la vida, sino tú! Y lo eres por haberte identificado, en tu proceso consciencial, con el coche –con la mente, con el ego…–.

En el instante en que salgas de esa amnesia y tu estado de consciencia evolucione, te percatarás con claridad de que todo es paz, que nada puede ser mejor de como ya es y que tú eres lo único que estaba inquieto, separado por la mente de la realidad, a disgusto con ella y en lucha contra ella.

Emilio Carrillo Benito

Fuente: emiliocarrillobenito.blogspot.com

Anuncios

2 pensamientos en “No es verdad que siempre haya algo que va mal

    • Gracias a ti por compartir tus experiencias y hacerlas fácil para que nos ayuden a comprender y darnos cuenta de nuestras inercias y costumbres al menos, para que nos paremos un momento a ver de dónde nos vienen… Un placer poder ser otra plataforma de difusión. Un abrazo de corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s