Luz en cada célula

Luz en cada célula - Trigueirinho - Viaje Hacia Si MismoAunque los miedos sean, inclusive, resultado de memorias pasadas que permanecieron en el subconsciente de la raza humana, están aún activos debido a la falta de mayor comunicación del ser consciente con su parte supramental.

A medida que tal contacto se amplía y que el individuo humano PERCIBE la presencia de la vibración interior y profunda de su alma, los temores tienden a diluirse. En verdad, los miedos son reflejos de lo que existe sepultado en la subconsciencia de cada individuo y de la humanidad como un todo (restos de experiencias prehistóricas ocurridas en las épocas en que sobre la Tierra había condiciones difíciles de sobrevivencia).

Desencarnar a través de un accidente o de un tumor canceroso parecer ser uno de los acontecimientos más temidos por las personas en general.

Hay individuos que, habiendo desencarnado como consecuencia de los procesos citados, aún los temen; proyectan viejas impresiones sobre la vida actual y, con ello, hasta cierto punto atraen nuevamente las mismas condiciones que, aunque no estén previstas para el presente, empiezan a vitalizarse por la propia energía del miedo y de la duda.

Otros tienen la premonición de que van a desencarnar por esos procesos; por ello los temen o quedan simplemente aprehensivos.

En ambos casos, la técnica para la liberación consiste en dirigir el pensamiento hacia los niveles supramentales: enfocar las ideas altruistas de servicio, así como los medios de practicarlas, pues no deben permanecer tan sólo en el plano intelectual.

Luz en cada célula - Trigueirinho - Viaje Hacia Si Mismo-00

De la aspiración y de la práctica del servicio proviene la energía que indirectamente disuelve todos los miedos, pues el Yo Espiritual comienza a fluir, curar y regenerar las zonas oscuras de los niveles más densos del ser.

La seguridad proviene del propio bien practicado; a través de la ley de causa y efecto, lo que emana de positivo retorna sobre el propio individuo, eliminándole los miedos, sin que para ello sea necesario pensar o analizar sus motivos y orígenes, siempre oscuros.

José Trigueirinho Netto

Extracto del libro “La Muerte sin Miedo ni Culpa” ed. Kier.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s