Guía práctica para reconocer los plásticos tóxicos

Guía práctica para reconocer los plásticos tóxicos-Viaje Hacia Si MismoLos plásticos están en todas partes y en la mayoría de los casos son muy baratos y convenientes. Sin embargo, cada vez más científicos, están descubriendo que hay un alto precio ya que afecta nuestra salud. Algunos plásticos comunes liberan sustancias químicas nocivas en el aire, los alimentos y las bebidas. Estas sustancias son invisibles, sin embargo sí tu utilizas plástico en tus alimentos, lo más probable es que estés consumiendo parte de éstos con tus comidas.

Más allá de los riesgos en la salud inmediatos, el uso creciente de estos plásticos está causando una enorme cantidad de contaminación permanente. Cada pedazo de este material permanece a través del tiempo (a excepción de lo poco que ha sido incinerado y que libera sustancias químicas tóxicas). En el océano, los residuos plásticos se acumulan en espirales gigantes de basura, donde, entre otras cosas, los peces ingieren trozos de  estos plásticos tóxicos a un ritmo que pronto comer los alimentos del mar se convertirá en un riesgo.

El plástico es generalmente tóxico cuando se fabrica, tóxico en su uso y tóxico cuando se desecha. Por suerte, todos podemos tomar decisiones más seguras.

Reduce el consumo de Plásticos Tóxicos!
Muchos tipos de plásticos desprenden toxinas en los alimentos o líquidos que los contienen.

Consejos
• Es preferible utilizar envases de vidrio con la tapa plástica para almacenar alimentos, ya que el plástico contiene bisfenol A (BPA), PCBs, PBDE, ftalatos, colorantes y otras peligrosas toxinas. El PBDE puede producir infertilidad, y el BPAs hace estrago en el sistema endocrino al tener el mismo comportamiento que los estrógenos.

• Evita las bandejas y vasos de estirofoam (similar al corcho blanco), sobre todo con líquidos calientes, porque además de bisfenol A, desprenden poliestireno, un tóxico muy dañino para el organismo. Evita este tipo de material sobre todo para meterlo al microondas y para bebidas calientes.

• Tampoco se recomienda utilizar film transparente o papel de aluminio para conservar los alimentos. La acumulación de aluminio en el cerebro es una de las causas principales de Alzheimer. Sustituirlos por bolsitas de cierre hermético tipo Zip, elaboradas con HDPE , un tipo plástico que no desprende toxinas.

Lo mejor que puedes hacer es reducir el uso de plásticos. Busca alternativas naturales como telas, madera, bambú, vidrio, acero inoxidable, etc… También, cuando compres productos, busca objetos con menos (o sin) empaques de plástico. Si compras plástico, escoge productos que se pueden reciclar o re-usar (por ejemplo, un vasito de yogur que se puede volver a utilizar para guardar crayones).

• Conoce tus plásticos – comenzando con esta guía:

 PET (Polietileno Tereftalato): EVITAR
Comúnmente Encontrados en: botellas de refrescos, botellas de agua, botellas de aceite de cocina
Riesgos: Puede desprender antimonio y los ftalatos.

HDPE (Polietileno de Alta Densidad): LOS MÁS SEGUROS
Comúnmente Encontrados en: galones de leche, bolsas de plástico, envases de yogurt.

PVC (Policloruro de Vinilo, Vinilo): EVITAR
Comúnmente Encontrados en: Botellas de condimentos, film transparente, anillos de dentición, juguetes, cortinas de baño.
RIESGOS: Desprenden plomo y ftalatos, entre otras cosas. También pueden emitir gases de productos químicos tóxicos.

LDPE (Polietileno de Baja Densidad): LOS MÁS SEGUROS
Comúnmente Encontrados en: Las bolsas que ofrecen los supermercados para coger frutas y vegetales y contenedores de alimentos

PP (Polipropileno): LOS MÁS SEGUROS
Comúnmente Encontrados en: tapas de galones, plásticos para almacenar alimentos, vajillas plásticas

 PS (Poliestireno, también conocido como espuma de poliestireno): EVITAR
Comúnmente Encontrados en: bandejas de carne, utensilios de espuma como vasos y platos desechables utilizados en fiestas.
RIESGOS: Pueden desprender cancerígenos y alquilfenoles estrogénicos.

 Otros: Estos plásticos pueden ser una opción más segura, ya que pueden ser muy duraderos y resistentes a altas temperaturas ocasionando una menor lixiviación. Plásticos nuevos biodegradables a base de plantas, como PLA (ácido poliláctico) también entran en la categoría Nº 7.

Guía práctica para reconocer los plásticos tóxicos-Viaje Hacia Si Mismo-77

En resumen, los únicos plásticos seguros para almacenar alimentos, agua y otros líquidos son:

PEAD: Polietileno de Alta Densidad (en inglés conocido como HDPE o PE-HD) identificado por el número 2.

PEBD: Polietileno de Baja Densidad (en inglés conocido como LDPE o PE-LD) identificado por el número 4.

Polipropileno (PP) identificado por el número 5.

 

Donde se encuentran estos números? En la base del envase suele aparecer un número indicando el tipo de plástico dentro de un triángulo, por ejemplo, un 2 para el HDPE. Estos símbolos se encuentran en todas las botellas plásticas. Cada número indica el tipo de material del cual están fabricadas.

El tipo de plástico recomendado por la Dra. Hulda Clark: Botellas PEAD (ingles HDPE). No desprenden toxinas, al contrario que las botellas de plástico transparente del agua envasada, fabricadas en un tipo de plástico denominado PET (PolyEthylene Terephthalate). Todas la marcas de agua envasada testadas por la Dra. Hulda Clark estaban contaminadas con solventes. Por otro lado, las millones de botellas de agua envasadas que se consumen al día en el mundo suponen una carga medioambiental muy elevada.

Los Peligros del Bisfenol A (BPA)

El bisfenol A forma parte del policarbonato, plástico duro de color blanco o transparente empleado en la fabricación de envases para alimentos y bebidas (envases plásticos de zumos, leche y agua), el recubrimiento interior de contenedores de alimentos (contenedores para microondas, tuppers, latas de conservas con el interior plástico…), vajilla, utensilios de cocina e incluso biberones para los bebés. La Unión Europea ha autorizado al bisfenol A (BPA) como una sustancia que puede estar en contacto con alimentos.

El BPA provoca disrupción hormonal o endocrina, dado que por su composición química imita el comportamiento de las hormonas humanas. En el caso del BPA, este compuesto se comporta como el estrógeno.

Una exposición a este compuesto puede provocar un problema de división celular denominado aneuploides en el que los cromosomas no se dividen homogéneamente durante la división celular, lo que resulta en células que contienen más o menos cromosomas de lo normal. Esta distribución desigual de material genético puede provocan cáncer, abortos y defectos de nacimiento, incluido el síndrome de Down.

Estudios realizados muestras que bajos niveles de bisfenol A, bien por debajo del límite establecido por la legislación vigente, afectan el desarrollo de la próstata, inducen tumores en la próstata, afectan al desarrollo del tejido mamario y al recuento de esperma e incluso crean y aumentan el tejido adiposo.

Artículo completo en: smartkleanblog.wordpress.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s