Dieta de la Felicidad

Dieta de la Felicidad-Viaje Hacia Si MismoEstamos empeñados en hacer dietas para encontrarnos mejor.
Para ser más.
Más guapos, más delgados, más atractivos,
más sugerentes, más ligados a la moda, más y más y más…

Dietas que van dirigidas al cuerpo, que adelgazan la impotencia y que estrechan los complejos. Y están bien en cuanto nos permiten estar más a gusto con nosotros mismos, en una imagen más acomodada a nuestros deseos y con un aspecto más afín a lo que anhelamos.

Sin embargo, ninguna dieta comprime los prejuicios, las inseguridades, los miedos, ni los fantasmas de la mente. Por eso, deberíamos inventar una dieta para el alma. Un régimen que fuese dirigido, expresamente, al núcleo de nuestros pesares. Qué tuviese como misión arrojar a la basura lo que nos inmoviliza y nos sitúa al margen de la acción.

Un ayuno de la soberbia, el orgullo, la timidez, la baja autoestima y la tontería. Porque muchos de nosotros bebemos al día grandes dosis de estupidez y creemos con ello que mejoramos nuestro carácter y nuestra forma de relacionarnos con el resto, cuando lo que hacemos es convertirnos es idiotas de profesión, reconociéndonos más que nadie y el centro del mundo. Adelgazar el ego es otra fase del régimen de la felicidad que nos asegurará un perfecto estado digno de todas las bondades.

Dieta de la Felicidad-Viaje Hacia Si Mismo-00

Ser feliz es una obligación a la vez que una elección.
Y cuando uno es feliz…se nota, se transpira, se proyecta, se inunda.

Esa sería la primera profesión que deberíamos tener. Profesionales de la felicidad, expertos en alegría, ingenieros de la autoestima, peritos de los sueños y doctores de la esperanza. Todos estos masters están al alcance de cualquiera. No tenemos que aprenderlo, es una cuestión de actitud ante la vida y sus experiencias. Se trata de unos cursos que nadie dirige, de una universidad que llevamos dentro, de una carrera que organizamos nosotros con nuestro particular carisma.

Por eso, la felicidad debe convertirse en la mejor dieta. La que asegura el bienestar del alma que, sin duda, es la garantía de la belleza de nuestro rostro y de la dulzura de nuestra sonrisa.

La dieta más sencilla, más económica y más rentable. La que sin pasar hambre nos garantizará una imagen que atraerá más que ningún cuerpo modelado por la dictadura de la abstinencia.

No hay consignas, ni trucos, ni listados de alimentos permitidos y no permitidos. Todo es posible, todo disponible, todo comestible si se trata de ingerir la ilusión, la alegría y el bienestar que da estar en paz con uno mismo desde que nos levantamos. ¿Lo intentamos juntos?.

Fuente: mirarloquenoseve.blogspot.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s