Yoga para tratar la ansiedad

Yoga para tratar la ansiedad-Viaje Hacia Si MismoLa ansiedad es, hoy en día, una de las condiciones más extendidas entre nosotros. Podría decirse que el 100% de la población, con más o menos fuerza, experimenta esa sensación de desconcierto ante el futuro, premura o preocupación excesiva típica de los estados ansiosos.

Hasta aquí, la ansiedad no nos trae mayores complicaciones. De hecho, tiene su función de supervivencia cuando está dentro de cierto rango de intensidad. El verdadero problema se instala cuando la ansiedad se nos va de control y pasa a ser el centro de la vida. Entonces se desata un efecto dominó cuya última ficha es el deterioro de la salud general: insomnio, palpitaciones, mareos, pensamientos obsesivos constantes, respiración deficiente, etc. Nadie puede llevar una vida normal, ni mucho menos disfrutar de bienestar con toda esa carga sobre sus hombros.

El verdadero problema se instala cuando la ansiedad se nos va de control y pasa a ser el centro de la vida.

La ansiedad desmedida no es broma. Para ejemplificarlo alcanza con mencionar un reciente estudio que se realizó con pacientes que sufren psoriasis, una enfermedad autoinmune que afecta la piel. Las personas que participaron del estudio y que reconocieron ser presas de una excesiva preocupación respondían 2 veces más tarde al tratamiento que las que se encontraban serenas.

Respiración: la pieza clave

Los Yoga Sutras de Patañjali de seguro es uno de los textos más consultados por los estudiosos del Yoga. Allí se asientan, de una manera extraordinariamente clara, las bases filosóficas y prácticas de dicha disciplina.

Ya en los primeros versos de este milenario compendio, Patañjali da una definición certera de lo que es el Yoga.

Yoga chitta vritti nirodha expresa el segundo Sutra y podría ser traducido de la siguiente manera: el Yoga es la cesación de los movimientos de la mente.

“¿Cómo detener los movimientos de la mente? ¡No es posible!”, podrías pensar. Afortunadamente, versos después, se nos da varias opciones para lograr acercarnos a dicha quietud, estando entre ellas la respiración.

Con un poco de entrenamiento, es muy fácil saber cuándo estamos siendo presas de la ansiedad. Una de las funciones vitales más sensibles a los estados ansiosos es la respiración. Cuando estamos muy ansiosos la respiración se ubica sobre todo en zona alta del pecho impidiendo que el diafragma, el músculo principal de la ventilación, se desplace. Por ello se vuelve inestable, entrecortada o muy dificultosa.

Por suerte, respirar es prácticamente la una función automática del cuerpo sobre la que se puede incidir conscientemente. En el control de la respiración está la llave para lograr tranquilizar un sistema nervioso hiperactivo.

¿Cómo respirar mejor?

  • Hacedlo siempre por la nariz. La respiración nasal ralentiza el ritmo respiratorio, lo que ayuda a calmar la mente.
  • Asegúrate de que el abdomen esté relajado. Un blanco fácil del estrés y la ansiedad son los músculos abdominales, que terminan por contraerse tanto que impiden que el diafragma se mueva con libertad.
  • Amplía tu pecho hacia los lados. Otros de los damnificados por la ansiedad crónica son los músculos intercostales. Así que cuando respires concéntrate en “agrandar” el tórax hacia los lados, de esta manera empezarás a sentir esos músculos a los que no es tan fácil acceder.

Pensar sin cesar

La sobrecarga mental, ya sea por motivos laborales o simplemente por no poder frenar los pensamientos, no hará más que agravar las cosas.

En este sentido, el Yoga también es de gran ayuda porque nos enseña a “mirar” los pensamientos desde cierta distancia. Progresivamente, observar a los pensamientos desde lejos, nos permite reconocer los primeros signos de ansiedad ni bien aparecen.

El Yoga también nos enseña a “mirar” los pensamientos desde cierta distancia.

Gran parte del camino está resuelto con simplemente reconocer lo que ocurre en la mente y ser honestos con ello. Luego, para llegar a un estado de dicha debemos practicar Pratipaksha Bhavanam: cultivar el pensamiento opuesto. Es decir, cambiar el foco de la atención hacia aquello que nos hace sentir mejor.

El cuerpo

Somos un todo. El todo que somos nunca podrá estar pleno si alguna de las partes que lo conforma no está bien.

Es nuestra responsabilidad prestarle la debida atención al cuerpo, alimentarlo correctamente, entrenarlo y darle todo lo que necesita. La salud no se obtiene con una píldora mágica, es algo que debemos cultivar dedicádamente.

Es fundamental prestar atención a la postura corporal. El pecho hundido hace que la respiración sea incompleta y, como ya vimos, esta afecta directamente al estado mental y a la salud. Los estados ansiosos, por su parte, afectan negativamente a la respiración, lo que deteriora la salud. Es un círculo vicioso que continuamente se retroalimenta.

Si te decides por el Yoga, hay casos en que el estado de agotamiento generado por el estrés es tal que una práctica muy intensa puede empeorar la situación. Se recomienda, entonces, buscar una práctica restaurativa, que se enfoque en darle descanso al cuerpo y a la mente. Recargar las baterías primero y luego, sí, aumentar la intensidad de la práctica.

Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo, dijo Einstein hace algún tiempo, y no puede tener más razón.

Si buscas mejorar tu calidad de vida, suma una actitud que te conduzca a eso:

incorpora algo nuevo y responsabilízate de sostenerlo en el tiempo.
Nadie puede hacerlo por uno y no hay mejor momento para comenzar que éste. ¡Adelante!

Bibliografía consultada:
Yoga Sutras de Patañjali, comentarios del Rey Bhoja.- José León Herrera.
El pensamiento y su poder.- Swami Sivananda.
Yoga y Medicina.- Timothy Mc Call.
Luz sobre el Yoga.- B.K.S Iyengar
Fuente: revistaahora.com.ar/cercano-oriente/yoga-para-tratar-la-ansiedad/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s