Éxito y fracaso, dos ideas que conviene cuestionar

Éxito y fracaso, dos ideas que conviene cuestionar-Viaje Hacia si MismoEstamos inmersos en un sistema que se apoya casi exclusivamente en las apariencias.
Tendemos a juzgar con mucha rapidez y a sacar conclusiones tan veloces
como incompletas de casi todo.

Pareciera que el ser humano se siente más cómodo así, clasificando, prejuzgando de acuerdo a lo que puede percibir. Nos dejamos llevar por lo que nos parece que la gente es y mucho de esto tiene que ver con cómo se visten, qué música escuchan, qué marca de zapatos calzan, si tiene tal o cual smartphone. También nos suele interesar, a la hora de sacar conclusiones, si las personas practican deportes, cuáles y con qué maestros, adónde se fue de viaje el año anterior y si tienen casa propia o alquilan.

Nosotros mismos, íntimamente, nos sentimos mejor si manejamos un auto último modelo que un modesto modelo 95; quizá en parte se deba a que nos miran diferente y a que la autovaloración se establece en estos estándares adquiridos. Sí, adquiridos, no propios, ya que desde niños estamos envueltos en una dinámica de valores en la que ser exitoso depende de cuánto tengamos.

Sigue leyendo

A veces se gana y a veces se aprende

A veces se gana y a veces se aprende-Viaje Hacia si MismoDicen que perder por aprender no es perder y eso es totalmente cierto. Te derrotan solo si tú lo quieres: si no quieres, aprovechas esa pérdida para aprender algo nuevo sobre ti, sobre lo que hace falta, o lo que sobra, para llegar al triunfo.

A veces se gana y a veces se aprende. No hay un solo ser humano que haya pasado por la vida sin conocer la derrota. De hecho, muchas de las grandes hazañas son una escalada de desaciertos, hasta que se convierten en un triunfo contundente. ¿No es así como se ha llegado a los grandes descubrimientos y a las grandes conquistas de la humanidad?

“La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce”
-Jorge Luis Borges-

Precisamente lo que hace tan dulce el sabor del triunfo es la dificultad que implica. Nadie saborea un éxito que llega a sus manos sin luchar por él. Quizás puede ufanarse de su buena suerte, pero no enorgullecerse de su logro, porque un logro solo lo es si combina talento y esfuerzo.

Sigue leyendo