Enséñale a tu hija a amar su cuerpo

Enséñale a tu hija a amar su cuerpo-Viaje Hacia Si MismoHagamos una nueva generación de mujeres que viva libre
de hipersexualizar su imagen, o de mejorarla a costa de lo que sea,
criemos mujeres libres, felices, seguras, que se amen ellas y amen a otras…
en una hermandad de mujeres bellas por dentro y
por fuera sin patrones ni fórmulas.

Vivimos una época en la que se nos ha formado una consciencia exagerada de nuestra imagen (muy distinta a lo que realmente es la consciencia corporal), hombres y mujeres sin excepción vivimos pendientes de cómo nos vemos, de nuestra paciencia y sobre todo, de cómo la perciben los demás. Más allá de auto-cuidarnos en amor y devoción por nuestros cuerpos, los adornamos y los modificamos para agradar a los demás y no para estar saludables y contentas en nuestra piel.

Sigue leyendo

Madres e hijas: el vínculo que sana, el vínculo que hiere

Madres e hijas, el vínculo que sana, el vínculo que hiere-Viaje Hacia Si MismoNuestras células se dividieron y desarrollaron al ritmo de los latidos de su corazón; nuestra piel, nuestro pelo, corazón, pulmones y huesos fueron alimentados por su sangre, sangre que estaba llena de las sustancias neuroquímicas formadas como respuesta a sus pensamientos, creencias y emociones. Si sentía miedo, ansiedad, nerviosismo, o se sentía muy desgraciada por el embarazo, nuestro cuerpo se enteró de eso; si se sentía segura, feliz y satisfecha, también lo notamos.

Christiane Northrup

Cada hija lleva consigo a su madre. Es un vínculo eterno del que nunca nos podremos desligar.  Porque, si algo debe quedarnos claro, es que siempre contendremos algo de nuestra madre.

Para tener salud y ser felices, cada una de nosotras tenemos que conocer de qué manera nuestra madre influyó en nuestra historia y cómo sigue haciéndolo. Ella es la que antes de nacer nos ofrece nuestra primera experiencia de cariño y de sustento. Y es a través de ella que comprendemos qué es ser mujer y cómo podemos cuidar o descuidar nuestro cuerpo.

Sigue leyendo

Sanación de la Energía Femenina

Sanación de la Energía Femenina _ Viaje Hacia Si Mismo“La energía femenina es una energía ligada al corazón y a la unión con el Espíritu y con todo lo que nos rodea y es desde el corazón desde donde nuestro mundo será sanado.”

El hombre tiene que sanar y abrir su corazón.

Pero la mujer, canal principal en la Tierra de esa energía femenina tiene un papel principal.

La mujer debe comprender cuál es su verdadera esencia, donde está su auténtica liberación y sanar todo aquello que la impide encarnar el poder de la Diosa. La misma sanación de la mujer y esa toma de su verdadero poder, ayudarán al hombre también a curarse, al deshacer todo el rencor y toda la energía atrapada a través de historias de cientos y cientos de reencarnaciones.

Sigue leyendo

Los siete caminos iniciáticos de la mujer Lakota

Los siete caminos de la mujer lakota_viajehaciasimismo-00

Un mito sioux, el de la Mujer Búfalo Blanco describe las siete etapas que sigue la mujer en su camino hacia la autorrealización. El origen del mito Lakota es conocido como “El camino de la belleza” y es un ritual sagrado que dura toda la vida.

Sigue leyendo

Lo Femenino Consciente: Nacimiento de un nuevo arquetipo_Connie Zweig

“…Las mujeres se hacen, no nacen. No habiendo pasado por los fuegos de la individuación, algunas continúan siendo niñas.

Despreocupadas y quizá descuidadas, quedan ligadas a los ideales de la infancia, la promesa de perfección, el sueño del potencial humano sin límites. Se quedan en la superficie sin contacto con las profundidades, llenas de sonrisas optimistas pero esencia femeninaincapaces de soportar las cargas de la responsabilidad, las tensiones del compromiso, la sobria realidad de la adultez.

Otras se convierten en señoras. Pertrechadas con los símbolos y conductas de pareja de la feminidad tradicional, se forman a sí mismas para proveer las necesidades de otros. Conocidas en los círculos junguianos como mujeres “anima”, voluntariamente (aunque tal vez sin saberlo) cargan con las proyecciones de los hombres, adoptando las imágenes estereotipadas de belleza de la sociedad para complacerles y permanecer en contacto con ellos.

Otras se convierten en pseudo-hombres. Conocidas como mujeres “animus”, se forman a sí mismas para ser independientes, productivas y voluntariosas. Llamadas popularmente «hijas del padre», descartan las sendas de sus madres y se identifican más con el mundo masculino.”

Sigue leyendo